Guia de Posgrados


Tips para crear un buen portfolio


Tips para crear un buen portfolio

Tips para crear un buen portfolio

En otras profesiones se puede salir airoso de un proceso de selección con una tarjeta profesional, una carta de presentación bien escrita, un currículum en papel y, si me apuras, un completo perfil en LinkedIn. Para abrirte camino como diseñador gráfico o artista digital necesitarás, además, un buen portfolio. Tus clientes o tus futuros jefes tendrán en cuenta qué titulo tienes y en qué escuela has estudiado, por supuesto, pero no nos engañemos: lo que más les interesa es tu talento. Y para demostrar que lo tienes necesitas que vean todo lo que eres capaz de hacer.

El portfolio equivale al “book” de las modelos: es un currículum visual, el cuaderno donde enseñas tus mejores trabajos hasta la fecha. Si son encargos profesionales, mejor que mejor, pero no te apures si aún estás formándote o acabas de terminar tus estudios: los trabajos de clase también valen. Hoy en día, el portfolio puede ser manual (normalmente, un libro bien encuadernado) o electrónico (una serie de imágenes de alta calidad alojadas en una web o grabadas en un CD, por ejemplo). La calidad de las imágenes será el factor decisivo para que te escojan, pero aquí tienes algunos consejos que te ayudarán a sacarle partido a esta herramienta:

  • Preséntate: asegúrate de que tu nombre, apellidos, datos de contacto y fotografía aparecen en un lugar bien visible. Aprovecha este apartado para resumir tu formación, tu experiencia y tus aspiraciones profesionales. Hazlo con seriedad y sin estridencias, pero también con cierta frescura: recuerda que te vendes como creativo, no como especialista en seguros.
  • Abarca distintos campos: Es importante que el portfolio esté equilibrado. Por circunstancias profesionales, es posible que te hayas dedicado más a la publicidad de folletos que al packaging o al diseño de logotipos, pero tu portfolio general debería ser lo más variado posible. Procura que cada una de tus habilidades profesionales esté representada con, al menos, un ejemplo.
  • Personaliza: Es imprescindible contar con un portfolio general que puedas publicar en Internet o llevar contigo por si surge una oportunidad laboral inesperada. Pero si te presentas a un puesto concreto o deseas conquistar a un cliente importante y dispones de algo de tiempo, lo ideal es preparar también una muestra más personalizada de tus trabajos. Piensa en lo que necesita esa empresa y busca, entre todos tus trabajos, los que más puedan interesarles. Afinarás mucho más la puntería.
  • Contextualiza: Tu trabajo es muy bonito, sí, pero eso a tus clientes les da igual. Lo que ellos desean oír es que eres resolutivo, que comprenderás sus necesidades y problemas y hallarás la respuesta gráfica más adecuada en cada momento. Recuerda, ellos quieren vender, no premiarte con un Laus. Cada uno de los trabajos de tu portfolio debería ser un caso de éxito con un breve texto explicativo: quién era el cliente, qué pretendía exactamente y cómo lo conseguiste.
  • Elige bien el medio: si eres animador Flash, presenta tus trabajos en Flash, si eres grafista editorial, un pdf será lo más indicado. Busca la relación más inmediata posible entre tu trabajo y el soporte en que lo presentas.
  • Guárdalo todo: Haz copias de todos tus trabajos, incluso aquellos que te hayan dado más pereza o con cuyo resultado no estés demasiado satisfecho. Siempre puedes mejorarlos más adelante. Piensa que pueden serte útiles como presentación para un cliente determinado.
  • Actualiza formatos: La tecnología cambia constantemente. Guarda siempre el trabajo original con la máxima calidad posible, de manera que puedas volver a comprimirlo o tranformarlo al formato que esté en boga en cada momento. Puede que tu animación 3D quede muy bien en la última presentación que has colgado en Youtube, pero cuando Internet permita ver vídeos en alta definición, sin duda tendrás que actualizarla.
  • Actualiza contenidos: Uno de los errores más típicos es subir un portfolio a Internet o imprimir veinte copias de la primera versión, y no volver a tocarlo en tres años. Si no incluyes tus últimos trabajos, la gente pensará que te has quedado desfasado. O, peor aún, que te has quedado sin encargos.

Fuente: 8 consejos para crear un buen portfolio

www.guiadeposgrados.com

Leave a Reply

PUBLICIDAD

Acceder - BlogNews Theme by Gabfire themes