Guia de Posgrados


Estudiar Posgrado en España


Más de 30.000 estudiantes europeos recalan cada año en las universidades españolas. De los países integrados en el programa de movilidad ‘Erasmus’ es España el destino más demandado. Claro que este lugar enclavado en el extremo suroeste de Europa también recibe un gran contingente de estudiantes extracomunitarios (no residentes en la Unión Europea): 45.000 nada menos este curso 2008-2009. Y es que España dispone de una abundante oferta, el nivel de calidad es en muchos casos excelente y su lengua oficial es de las más habladas en el mundo (5% de la población mundial); de ahí que sea un importante destino internacional. Para aquellos extranjeros que tienen previsto visitar España para realizar estudios superiores y de posgrado ofrecemos a continuación esta breve guía de visita con todo lo esencial sobre el país y su sistema de enseñanza superior.

Sistema Universitario y Estudios de Posgrado

Actualmente, el sistema universitario español se encuentra inmerso en un profundo proceso de transformación con vistas a adaptarse al Espacio Europeo de Educación Superior (EEES), establecido en la Declaración de Bolonia del año 1999. El objetivo de este trascendental acuerdo es promover la convergencia entre los sistemas nacionales de educación superior a fin de crear un espacio común europeo antes de 2010. Fundamentalmente, los países firmantes del documento se comprometían a adoptar un sistema fácilmente legible y comparable de títulos (Suplemento Europeo al Título), a establecer un sistema de créditos (ECTS) que sirva para medir la dedicación real del alumno (y no sólo las horas de clase) y, asimismo, a adoptar un sistema universitario estructurado en dos ciclos principales: grado y postgrado.

Hasta la llegada del EEES, España venía conformando durante décadas un sistema universitario propio y distinto al del resto de países europeos pese a coincidir en muchos aspectos. Tres son los ciclos y cuatro los tipos de titulaciones oficiales que otorgan las universidades en España en base a este antiguo modelo: Primer Ciclo de tres años, que de completarse da lugar a la Diplomatura, Ingeniería Técnica o Arquitectura Técnica, dependiendo de la rama o tipo de estudios; Segundo Ciclo de dos o tres años más, que da lugar a la Licenciatura, Ingeniería Superior o Arquitectura; y, por último, Tercer Ciclo que en el sistema saliente solo se contempla el Título de Doctor o Doctorado.

En definitiva, ni los másteres ni ningún otro tipo de estudios de posgrado –a excepción de los Doctorados- están dentro del mapa de titulaciones oficiales en el citado sistema. Las universidades, no obstante, están autorizadas a ofrecer dichos estudios de posgrado no homologados por el Estado aunque, en este caso, la titulación a la que dará acceso tendrá consideración de ‘Título Propio’. Pese a carecer del sello oficial, lo cierto es que en las últimas décadas -mucho antes incluso que la irrupción del EEES- los Títulos Propios Universitarios han experimentado una gran expansión en buena parte debido a su decidida orientación hacia los conocimientos prácticos y competencias útiles para la actividad profesional.

Es habitual desde hace muchos años que centros privados de posgrado y de negocio colaboren con universidades autorizados a expedir Títulos Propios con el propósito de que toda o parte de su oferta académica tenga ese sello que, aún no siendo estrictamente Oficial, sí tiene gran consideración en el mercado laboral.

Los Títulos Propios que ofrecen las universidades públicas y privadas en España son, fundamentalmente, tres si bien uno destaca sobre los demás. Non referimos, concretamente, al Título Máster (o Magíster Universitario) que goza de una extraordinaria demanda extraordinaria en España. Es, además, el de mayor carga lectiva, de al menos 500 horas si bien es más común que alcance las 600 horas de clase. Esto implica entre 9 y 12 meses de dedicación. Por lo general, el Máster va dirigido a titulados universitarios de segundo ciclo.

El Título Especialista y Título Experto son los otros dos Títulos Propios más comunes en las universidades españolas. Dado que no se rigen por ninguna directriz oficial, hay que reconocer que no siempre es fácil diferenciarlos ya que, además, comparten muchas similitudes. El Título Experto es de mayor carga lectiva, en torno a las 350 horas. Por lo general va dirigido a estudiantes que hayan completado el Primer Ciclo Universitario (tres años), si bien en casos concretos puede ser suficiente haber obtenido el título de Bachiller o haber aprobado el PAU (Prueba de Acceso a la Universidad).

El Título Especialista tiene una carga lectiva de entre 250 y 300 horas. Por lo general, para ingresar en un programa Especialista Universitario es suficiente reunir los requisitos habituales de acceso a la Universidad (haber superado el PAU). Al igual que el Experto Universitario, este Título Propio va dirigido a la especialización y perfeccionamiento profesional.

El nuevo sistema resultante del Acuerdo de Bolonia se estructurará en también en tres ciclos: un Primer Ciclo tras el Bachillerato de 240 créditos ECTS (cuatro años) para la obtención del Título Oficial de Grado y un Segundo y Tercer Ciclo para la obtención del Título Oficial de posgrado, que en esta caso puede ser un Máster Oficial o un Doctorado Oficial si el estudiante decide ir un paso más allá. Como novedad, los Títulos Oficiales tienen reconocimiento en toda la Unión Europea.

Durante el curso 2006-2007 se empezaron  a impartir en nuestro país las primeras enseñanzas oficiales conducentes a la obtención de los títulos de ‘Máster Oficial Universitario’ y ‘Doctor’. Los primeros títulos de Grado, sin embargo, sólo han comenzado a impartirse este curso 2008-2009. Ello es debido a que la transformación de las antiguas licenciaturas, diplomaturas y carreras técnicas en títulos de Grado implica una reforma muchísimo más compleja y polémica por las implicaciones que tendrá sobre gran número de colectivos y titulados universitarios y también por los cambios que han de acometer todas las universidades españolas.

Para acceder a los estudios oficiales de posgrado hay que estar en posesión del Título de Grado u otro declarado equivalente. Su finalidad es la especialización del estudiante en su formación académica, profesional e investigadora, articulándose para ello en programas de enseñanza conducentes a los títulos Máster y Doctor. Para que se entienda, en el nuevo mapa de títulos oficiales, el Máster Oficial tiene entidad propia aunque también es ciclo previo (y requisito) al programa para obtener el Título Oficial de Doctor.

Concretamente, la carga lectiva de los másteres oficiales está entre un mínimo de 60 créditos ECTS y un máximo de 120 ECTS. Esto implica una duración de entre uno y dos cursos académicos. A modo de referencia, 60 créditos ECTS suponen unas 1.500 horas de trabajo del alumno.

Los másteres oficiales se pueden cursar sólo en centros universitarios. Para ser impartidos en centros de formación superior de otra naturaleza, éstos deberán conseguir homologación del Estado a través de una universidad. Es por ello que las escuelas de posgrado y negocio más importantes de España han apostado por alcanzar amplios acuerdos de colaboración e integración con distintas universidades.

De momento, la normativa en torno al EEES dispone que los Títulos Propios Universitarios –Especialista, Expertos y Másteres no oficiales- coexistan con los nuevos Másteres Oficiales. Mucha de la amplia oferta de másteres no oficiales se está adaptando para lograr la homologación del Estado como ‘Máster Oficial’.

El doctorado es la enseñanza oficial de mayor nivel dentro del sistema universitario español. Para poder optar al nuevo título oficial de ‘Doctor’ definido en el Acuerdo de Bolonia será necesario hallarse en posesión de un Máster Oficial o haber obtenido un mínimo de 60 créditos en programas oficiales de posgrado (haber completado un mínimo de 300 créditos en el conjunto de estudios universitarios).

Como ocurre con los másteres, todavía hay muchos programas de doctorado activos que corresponden a la anterior ley universitaria. En estos programas, antes de la elaboración de la tesis doctoral, es necesario obtener el Diploma de Estudios Avanzados que implica realizar durante dos años diferentes cursos de doctorado y trabajos tutelados.

Idioma y Cultura

España posee una enorme diversidad cultural y eso es algo que se refleja también en la variedad de lenguas habladas en el país. De hecho, la pluralidad lingüística y cultural de España es una realidad que reconoce la propia Constitución de manera explícita. La lengua oficial es el castellano –o ‘Español’ como se le denomina fuera de España, sin embargo, en muchas Comunidades Autónomas dicho idioma coexiste con lenguas locales: el Euskera en el País Vasco, el Catalán en Cataluña con sus variantes habladas en Valencia (Valenciano) y Mallorca (Mallorquín) y el Gallego en Galicia. En cualquier caso, el Español es hablado por prácticamente toda la población nacida en España.

Tanto el Español como el Gallego y el Catalán (Valenciano y Mallorquín) son lenguas romances, es decir, derivadas del Latín y, por tanto, con muchas similitudes de orden gramatical. El Euskera, por contra, es un caso muy singular ya que se trata de una lengua de origen impreciso y con características fonéticas y semánticas que nada tiene que ver con cualquier lengua de origen latino. Tal es su singularidad que ni siquiera este idioma hablado en algunos territorios del norte de España y suroeste de Francia se encuadra en el grupo de lenguas indoeuropeas.

Todas estas lenguas regionales fueron durante siglos marginadas, incluso a veces prohibidas o perseguidas, por el gobierno central con el propósito de imponer el castellano como lengua única. Esta situación tuvo un punto de inflexión hace tres décadas con la llegada del Estado de las Autonomías. Entonces los nuevos gobiernos autonómicos empezaron a aplicar políticas lingüísticas con el fin de recuperar el uso de sus lenguas vernáculas en el espacio público y privado.

Sí es importante que cualquier extranjero interesado en estudiar un curso de verano en una de las comunidades con dos lenguas oficiales se informe sobre el idioma concreto en el que se desarrollarán las clases. No es extraño que éste se imparta en la lengua regional lo que haría difícil, incluso imposible, completar el curso a un estudiante que sólo entienda el español. Con programas académicos extensos, tal circunstancia será a renunciar al curso para el que había pagado la matrícula.

Donde Alojarse

Alojarse en España no es tarea fácil. Las viviendas de alquiler son pocas y, además, su precio es elevado. Sin embargo, existen residencias de estudiantiles, dependientes o no de las instituciones educativas, cuya oferta es interesante consultar en el caso de que se vaya a realizar una estancia por motivo de estudios. Otras opciones pasarían por los colegios mayores, que por regla general dependen de las universidades, el alquiler de un piso compartido o bien la posibilidad de alojarse con una familia. El alojamiento va a suponer al estudiante, al menos, un desembolso mensual de 400 euros, eso sin contar las comidas. En ciudades como Madrid, Barcelona o San Sebastián, el gasto mínimo se va a situar en 450 euros.

Para todas estas alternativas, la página web de la Fundación Carolina ofrece un interesante buscador de alojamientos que puede ser de gran ayuda. Asimismo, en Mastermas.com disponemos del más completo directorio-buscador de Colegios Mayores y Residencias en España.

Artículo original: Estudiar Postgrado en España

Fuente: MasterMas

2 comentarios for “Estudiar Posgrado en España”

Leave a Reply

PUBLICIDAD

Acceder - BlogNews Theme by Gabfire themes