Guia de Posgrados


Guía práctica para estudiar un posgrado en Francia


Guía práctica para estudiar un posgrado en Francia

Cada año, Francia recibe cerca de 300.000 estudiantes extranjeros, ya sea en el marco de acuerdos de colaboración entre universidades o bien porque hayan decidido instalarse en el país durante el tiempo que duren sus estudios. Según un informe publicado en 2006, el 80% se considera satisfecho con la experiencia. Si se tiene un buen nivel de lengua francesa, requisito imprescindible para cursar educación de carácter oficial, la opción gala se configura como una posibilidad a considerar.

En el sistema de estudios superiores en Francia se distinguen varios tipos de instituciones. Las primeras son las universidades propiamente dichas, casi todas ellas de carácter público y con un coste muy asequible que no supera, por lo general, los 500 euros por año. Su oferta académica comprende los programas de ciencias humanas y sociales, ciencias, derecho, ciencias políticas, etc.

En el segundo grupo tenemos las grandes écoles, en su mayor parte de pago y con un coste que fluctúa entre los 500 y 7.000 euros por año. Aquí se encuentran las escuelas de comercio, comunicación e ingeniería. La reputación de estas escuelas, al igual que ocurre con las de negocio, es variable, de forma que algunas están muy bien consideradas y otras no tanto. En el caso de las universidades, es más difícil encontrar valoraciones que nos ayuden a la hora de realizar una elección. La Ranking Web of World Universities perteneciente al CSIC, ofrece rankings de universidades por países y es una fuente interesante de consulta para empezar, con el valor añadido de incluir enlace a la página web de las universidades contempladas.

Además de las grandes écoles, existen las llamadas Ecoles d’Art, Ecoles d’architecture y Ecoles spécialisées, focalizadas en la impartición de estudios especializados.

En lógica consonancia con su adaptación a la nueva estructura europea, el sistema de estudios superiores establece tres ciclos: tres años para licenciatura, dos para máster y otros dos adicionales para el Doctorado. A los efectos del presente artículo, nos centraremos en ofrecer información sobre los estudios de postgrado.

Las escuelas de negocio

Asimismo, Francia se destaca como una de las cunas europeas de la formación ejecutiva y de la combinación “escuela de negocio” y “Francia” se obtendrá casi inmediatamente el nombre INSEAD. Y es que, en efecto, esta escuela francesa mantiene una presencia constante en las clasificaciones internacionales más prestigiosas. Creada en 1959 de forma independiente al sistema educativo francés y situada en Fontainebleau (área metropolitana de París), imparte un programa MBA de diez meses de duración, un programa de doctorado y algunos otros de formación ejecutiva.

Otra de las grandes escuelas internacionales de prestigio es HEC Paris, la cual, por cierto, mantiene una alianza estratégica con la española ESADE, al objeto de incrementar sinergias entre ambos centros y desarrollar proyectos de cooperación. Entre otras cosas, se contemplan acuerdos de doble titulación tanto para los programas MBS como los Science of Management y programas conjuntos en Latinoamérica, Europa del Este, Asia y el Mediterráneo. Lo más llamativo de esta alianza quizá sea el acuerdo entre las dos redes de contacto, que combinadas ascienden a nada menos que 50.000 alumnos en todo el mundo.

Además de las arriba mencionadas, pueden encontrarse en Francia muchas otras escuelas de calidad. Tal es el caso de ESSEC, que aparte del tradicional MBA dispone de programas tan específicos como el MBA in Hospitality Management, dirigido a los directivos del sector hotelero, o el MBA in International Luxury Brand Management para el sector de las marcas de lujo. ESCP Europe, Audencia, EMLYON o EDHEC Business School son algunos ejemplos más.

Los requisitos de acceso a los programas de Executive Education no varían sustancialmente con respecto a las escuelas de negocio internacionales de otros países (solicitud de admisión, GMAT, etc.) y por tanto, no nos extenderemos aquí sobre el tema. Sí haremos, en cambio, una puntualización sobre la diferencia entre las escuelas de comercio (écoles de commerce) y de negocio (écoles de management).

Respecto a las primeras, si bien muchas de ellas incluyen en su oferta académica programas MBA y de formación ejecutiva de calidad, en realidad pertenecen al grupo de las llamadas Grandes Ecoles, una institución educativa muy particular y propia del sistema educativo francés. Estos centros se caracterizan por un sistema de admisión muy selectivo, el coste de los estudios suele ser elevado y ofrecen programas de cuatro o cinco años de duración.

Postgrados en las universidades

La mayor parte de las universidades francesas son de carácter público y a las mismas se accede una vez completado el bachillerato. El 99% del presupuesto de las mismas está subvencionado por el Estado francés y en consecuencia, los costes de matrícula son muy asequibles, oscilando entre los 300 y 450 euros. Otra de las ventajas, derivada de su pertenencia a la Unión Europea, es que los títulos están reconocidos en los  25 países miembros. No hay que desdeñar, por último, el lugar destacado que ocupa en Europa la investigación francesa.

Respecto a la estructura actual de los planes de estudio, Francia ha ido implantando el nuevo sistema europeo de diplomas LMD (Licenciatura-Master-Doctorado) con el fin de ofrecer estudios universitarios armonizados en todos los países europeos.

El sistema comprende tres años iniciales, equivalentes a 180 ECTS (European Credit Transfer and Accumulation System), al cabo de los cuales se obtiene la licenciatura, seguidos de dos años de máster que, conjuntamente, exigen realizar un total de 120 ECTS. El tercer ciclo comprendería tres años adicionales para la realización del doctorado, que a su vez requiere otros 180 ECTS. Para completar una carrera, por tanto, es necesario cursar 480 ECTS. Los estudios se organizan en semestres con distintos módulos que corresponden a un número de créditos definido con carácter previo.

Dentro de los master, se distinguen dos tipos, el profesional y el de investigación. Para cursar este ciclo se requieren  4 semestres, cada uno de los cuales cuenta con 30 créditos ECTS. Pero no acaba aquí la cosa. En Francia, es posible estudiar másteres en tres instituciones distintas: las universidades, propiamente dichas, las Grandes Ecoles, ya mencionadas y un tercer tipo de centros constituidos por las Ecoles d’Art, Ecoles d’architecture y Ecoles spécialisées.

La oferta, por otro lado, es enorme y abarca todas las grandes áreas de conocimiento. La mejor forma de orientarse es consultar un recurso imprescindible, L’agence nationale pour la promotion de l’enseignement supérieur français á l’étrànger(Campus Francia).

A la hora de matricularse

En Francia, el año universitario empieza en septiembre/octubre y termina en junio/julio. La preinscripción, obligatoria para los estudiantes extranjeros que quieran matricularse en primer ciclo, no es necesaria para aquellos que lo hagan directamente en el segundo.

Sí será requisito presentarse al test de evaluación de los conocimientos en francés (TFC) o bien al TEF, el test de evaluación en francés. Quedan exentos del test lingüístico los candidatos provenientes de un Estado donde el francés sea lengua oficial y los que estén en posesión de la titulación DALF.

Llegado el momento de apuntarse a una institución de enseñanza superior en Francia, la buena noticia es existe un procedimiento de candidatura on-line que ya ha sido habilitado en al menos treinta países. El dispositivo permite al estudiante realizar la inscripción a través de su ordenador, en contacto permanente con la delegación de Campus Francia en su país de origen. Los candidatos procedentes de países que no sean miembros de la Unión Europea deberán utilizar obligatoriamente este sistema en línea.

Con la solicitud de inscripción, se crea un dossier electrónico personal. Este método acorta considerablemente el tiempo de respuesta de los organismos implicados y facilita la obtención del visado de estudios, requisito obligatorio para cursar estudios si no se es ciudadano de la UE.

Para los ciudadanos de la Unión, existe la posibilidad de gestionar las inscripciones directamente con las instituciones educativas. La mayor parte de ellas disponen de páginas web a las que acudir para informarse sobre requisitos, trámites, etc. Con todo, en la mayoría de los casos, las gestiones se desarrollarán por correo postal. Una vez admitidos y formalizada presencialmente la inscripción al comienzo del año académico, la institución educativa de que  se trate emitirá un certificado de escolaridad y un carnet de alumno, documentos que nos confieren la condición jurídica de estudiante en Francia.

Es aconsejable tramitar al menos tres solicitudes de ingreso de forma simultánea en centros distintos, ya que de esta forma aumentan considerablemente las posibilidades de ser admitido en alguno de ellos. Se da la circunstancia de que en muchas de estas organizaciones el número de candidaturas supera el de plazas disponibles, por lo que en ocasiones la valía del candidato no es el único factor determinante en la admisión. Por ese motivo, es mejor considerar varias alternativas de calidad similar.

Por lo general, los centros de estudios superiores suelen emitir una respuesta en el periodo comprendido entre el 15 de junio y el 15 de septiembre para el comienzo del curso académico en el mes de octubre siguiente. Por lo tanto, es conveniente tener conciencia de que en algunos casos se dispondrá de muy poco tiempo, apenas un mes escaso, para organizar el traslado al país.

Algunas notas sobre el visado

Los ciudadanos de la Unión Europea están exentos del visado de larga duración, sin embargo, para aquellos procedentes de países que no son miembros de la UE, dicho visado es imprescindible para la estancia de estudios en Francia.

Para obtenerla, lo más fácil es acudir al consulado de Francia más cercano a su domicilio para informarse sobre las condiciones de entrada en el país y la posibilidad de obtener un visado de larga estancia por estudios. El visado de turismo no es válido para obtener un permiso de residencia y cursar formación.

Lo primero que se requiere para pedir el visado es un justificante de matrícula, que puede consistir en la respuesta afirmativa a la solicitud, o en el caso de que el candidato esté exento de la misma, un certificado de preinscripción en una institución educativa pública o privada. En el justificante debe constar el nivel y área de estudios y la rama en la que los mismos se enmarcan. Además, si se trata de un centro privado, debe contener el número de horas lectivas y acreditar que se hayan abonado íntegramente los gastos de inscripción y estudios correspondientes al año universitario.

Aparte de esto, será necesario presentar un pasaporte en vigor cuya fecha de caducidad supere la de la duración prevista para los estudios. También un justificante de recursos mínimos, acreditando que los mismos alcanzan, como mínimo, los 430 euros mensuales. Si el estudiante está becado, será suficiente con llevar un certificado que establezca la dotación y duración de la beca.

Artículo original: Guía práctica para estudiar un posgrado en Francia

Fuente: MasterMas

7 comentarios for “Guía práctica para estudiar un posgrado en Francia”

  1. […] Guía práctica para estudiar un posgrado en Francia […]

  2. […] Guía práctica para estudiar un posgrado en Francia […]

  3. […] Guía práctica para estudiar un posgrado en Francia […]

  4. […] Guía práctica para estudiar un posgrado en Francia […]

  5. […] Guía práctica para estudiar un posgrado en Francia […]

  6. […] Guía práctica para estudiar un posgrado en Francia […]

  7. […] This post was mentioned on Twitter by Giancarlo Daziano, GuíadePosgrados. GuíadePosgrados said: Guía práctica para estudiar un posgrado en Francia | Guía de Posgrados http://bit.ly/a9YZzz […]

Leave a Reply

PUBLICIDAD

Acceder - BlogNews Theme by Gabfire themes