Guia de Posgrados


El avance del juramento MBA Oath


El avance del juramento MBA Oath

El avance del juramento MBA Oath

Por: Marcelo García

Hace algunos meses, Francisco Layrisse firmaba más que un simple documento en su oficina. Al tomar su lápiz, este egresado del EGADE Campus Monterrey del Tecnológico de Monterrey pasó a formar parte de un grupo de individuos que han ingresado voluntariamente al MBA Oath. Se trata de una especie de compromiso voluntario que apunta a la creación de valor de forma responsable y ética. A más de un año de su creación, la lista de personas que han realizado esta iniciativa crece día a día y ya surgen los primeros comentarios sobre los beneficios e implicancias de esta medida.

Básicamente, se trata de una especie de Juramento Hipocrático, similar al que realizan los doctores, pero dirigido a egresados de un programa de maestría en administración de negocios. Su creación surge tras el desastre financiero surgido en Estados Unidos tras la crisis subprime y fue impulsado por los alumnos de Harvard Business School en junio de 2009. Mediante esta iniciativa, los alumnos prometen “realizar su trabajo de manera ética, proteger a la empresa de decisiones y comportamientos que tengan una naturaleza ambiciosa e intentar promover el desarrollo económico, social, ambiental y el bienestar de todas las personas en todo el mundo”.

A partir de enero de 2010, la iniciativa es impulsada por una coalición de estudiantes de MBA, graduados y asesores, incluyendo cerca de 2.000 estudiantes y ex alumnos firmantes de más de 500 programas de MBA de todo el mundo. A la fecha, esa cifra ha subido hasta las 4.545 personas, según datos del sitio MBA Oath.

Respecto al juramento MBA Oath, Francisco Layrisse señala que este tema llegó a sus manos desde la misma escuela de negocios. “Los coordinadores de la maestría nos mandaron un link y nos sugirieron que lo hiciéramos. Tras leer la información al respecto, estuve de acuerdo con todos los puntos y procedí a realizar el juramento”, recuerda.

En cuanto a los beneficios que implica esta iniciativa, es honesto al resaltar que hasta ahora no ha podido percibir ninguno. “Pienso que no es algo que va a dar una ventaja ni hoy ni mañana. Es de alguna forma declarar ante un tercero tus valores y comprometerte desde ahora que eres joven y todavía no has sido corrompido por el día a día empresarial”, señala.

Por otro lado, asegura que este juramento o código de conducta puede contraponerse a los intereses que puedan tener algunas empresas del sector privado. “No es secreto que las empresas a veces realizan prácticas no éticas por la presión de obtener utilidades a corto plazo. De alguna forma este juramento, te recuerda que no debes caer en tentación y debes siempre realizar tu trabajo sin violar la ley ni caer en zonas grises que uno sabe que no están del todo bien”, asegura.

Para Juanma Roca, responsable de comunicación nacional e internacional de Deusto Business School de España,  institución pionera de este país en realizar dicha iniciativa, no existen indicios respecto a que esta iniciativa se contraponga a los intereses del sector privado. A su juicio, esta medida “intenta instaurar las nuevas reglas de nuevo que deben dominar los negocios en el futuro, sobre todo a raíz de la crisis, que ha dejado el sistema por los suelos fruto de las malas prácticas y comportamientos deshonestos. De alguna forma, con el juramento se intenta romper con esas malas prácticas y crear las prácticas honestas del futuro de la empresa”, asegura.

Aunque para Layrisse es complicado explicar un motivo debido a que no hay un beneficio tangible, aconseja a otros alumnos a realizar este juramento. Mientras tanto, Roca agrega que el gran beneficio del juramento “es el compromiso real por parte de los graduados de los MBA de cambiar la forma en que se hacen negocios, la forma en que actúan los directivos y, en general, la forma en que la empresa se relaciona con la sociedad”. A su juicio, “es conveniente que se globalicen y generalicen los principios que fundamentan el juramento: ese respeto por la integridad, ética y los valores.

Además, descarta que el juramento sea un criterio para reclutar a un alumno, aunque con esa firma el alumno está mostrando un compromiso e intenciones definitivas que pueden ser bien recibidas por los reclutadores. “Las empresas que reclutan buscan gente brillante, ante todo, pero si a esa brillantez se unen la integridad y honestidad, el éxito del candidato que reúna esas cualidades está garantizado”.

El Juramento de MBA no es el primero en ser implementado en una escuela de negocios. Hace algunos años se implementó algo parecido para los graduados de la Thunderbird School of Global Management. Algo similar realiza la Columbia Business School o el juramento de conducta implementado por la Universidad de los Telfer Ottawa School of Management en 2009.

Algunos de los “mandamientos” que realiza el egresado de la escuela de negocios son:

  • Actuar con la máxima integridad y llevar a cabo el trabajo de una manera ética.
  • Resguardar los intereses de los accionistas, compañeros de trabajo, clientes y la sociedad.
  • Entender y respetar, tanto en letra como en espíritu, las leyes y contratos que rigen mi propia conducta y la de mi empresa.
  • Asumir la responsabilidad de mis acciones, y representar el desempeño y los riesgos de mi empresa de forma fiable y honesta.
  • Contribuir tanto yo como otros directivos bajo mi supervisión para que la profesión siga creciendo y poder contribuir al bienestar de la sociedad.

Fuente: El vertiginoso avance del juramento MBA Oath

www.guiadeposgrados.com

MBA Oath, Francisco Layrisse

Leave a Reply

PUBLICIDAD

Acceder - BlogNews Theme by Gabfire themes