Guia de Posgrados


Los 40 profesores de educación ejecutiva con más proyección


Los 40 profesores de educación ejecutiva con más proyección

Los 40 profesores de educación ejecutiva con más proyección

La publicación Poets & Quants ha identificado a los mejores profesores de educación ejecutiva. El listado se compone de 40 docentes, a los que las escuelas de negocio españolas aportan dos miembros, ambos de IE Business School.

¿Qué es necesario para ser un buen profesor? Resulta complicado determinar por qué un docente es mejor que otro o por qué utilizando los mismos métodos el mensaje de uno cala mejor que el de otro. Esto no ha sido óbice para que la publicación Poets and Quants haya elaborado una clasificación con los 40 mejores profesores menores de 40 años. Para lograrlo ha recabado las opiniones de directivos, alumnos MBA  y antiguos alumnos hasta dar con los docentes más cualificados.

Desde Poets and Quants cuentan con una definición que se acerca a lo que consideran un gran profesor. Se trata de la que les brindó un artículo de agosto de 2010 de Justine Lelchuk, estudiante de segundo año de MBA, y que describía a los docentes como “alguien que es un facilitador dinámico, un comunicador claro, un oyente activo, experto apasionado, motivador proactivo, puente entre teoría y práctica y un ser humano transparente”.

Quizás el último de los atributos es el más complicado de determinar, pero lo cierto es que como en otros tantos campos, los mejores profesores suelen resultar inherentemente atractivos, en ocasiones incluso por las elecciones que han tomado en su vida. Así, por ejemplo, cuando Alison Fragale, de 35 años y profesora de liderazgo en Kenan Flager Business School, decidió doctorarse en comportamiento organizacional optó por una alternativa bastante extremista: hacerse crupier en un casino. En el caso de JP Eggers, de 38 años, mucho antes de empezar su labor como profesor de gestión en NYU Stern School of Management trabajó como comefuegos y trapecista en un circo.

Estos son sólo dos ejemplos que se pueden encontrar en el listado completo de los 40 mejores profesores con menos de 40 años, una clasificación en la que la edad, lejos de ser una barrera, es un punto positivo. Al final, esta frescura se traduce en un fuerte impacto dentro del sector de la educación ejecutiva, ya que son capaces de aportar a sus clases toda esta riqueza laboral previa al mundo académico y su propia investigación académica. En este sentido, la profesora de finanzas de Yale, Heather Tokkes, de 36 años, ha presentado sus conclusiones a reguladores gubernamentales, incluyendo la SEC (acrónimo de Securities and Exchange Commission, homónimo estadounidense de la Comisión Nacional del Mercado de Valores).

Por su parte, Lubos Pastor, de 36, y profesor de Chicago Booth School, ha ganado diferentes premios por sus investigaciones como el Nasdaq Award, el Goldman Sachs Asset Management Prize o el Barclays Global Investors Price. Otro de los que destacan por sus estudios es Ronnie Chatterij, de Fuqua School of Business, que con apenas 32 años es economista senior del Consejo de Asesores Económicos del presidente de EE.UU., Barack Obama.

Pese a la diversidad en la formación previa y ámbitos de conocimiento, todos los miembros de la lista de Poets and Quants tienen algo en común, su vocación por la enseñanza. Casi todos han recibido en algún momento de sus cortas carreras algún galardón por la excelencia de sus métodos. A esto hay que añadir también otro rasgo distintivo: tienden a tomar riesgos en lugar de seguir al rebaño académico. Además, muchos son intelectualmente atractivos al tiempo que entretenidos.

Magia, música o ingenio

Desde Poets and Quants ofrecen más ejemplos entre sus elegidos, como el de Adam Grant, de 29 años y aficionado a la magia que da clases en Wharton School. Su método pasa por abordar la cuestión como si de un aprendiz se tratase, para lo que el docente asegura que le ha servido de mucho su experiencia como mago. Sin embargo, también explica que al final todo se reduce a preguntarse cómo le gustaría ser tratado como estudiante.

Y no es el único caso similar. Derek Rucker, de 33 años y profesor de marketing en Kellogg School of Managenet, ha participado de forma más que digna en el concurso de comer costillas de Shula’s (una conocida cadena de EE.UU.), lo que según sus propias palabras le permite ser más que convincente a la hora de hablar acera de las implicaciones de publicidad y marketing del evento. Como él mismo explica, “quiero que mi legado como profesor sea mi constante intento por llevar los casos de empresa a la vida real”. Una de estas prácticas es la llamada Creepy Burger King Demonstration, que básicamente consiste en vestir a un antiguo estudiante como el rey de Burger King y esconderle al final de la clase para sorprender al resto de los alumnos.

Tim Vogus, por su parte, prefiere un enfoque más musical. Por eso el profesor de 36 años de Owen School se dedica a rapear en clase las letras de los Beastie Boys, entre otros. En las clases más ‘marchosas’ incluso se transforma en uno de los personajes del caso de empresa que estén tratando. El objetivo es que los estudiantes sean capaces de gestionar situaciones complicadas en el momento en que se producen.

Independientemente de la táctica escogida, el objetivo de todo profesor debe ser dejar marca e impactar a sus alumnos para que por lo menos reflexionen sobre sus palabras. Como explica Zeynep Ton, profesora de operaciones en Harvard Business School, “cada vez que entre en clase, soy consciente de que estoy interactuando con futuros líderes y siento que esa es mi oportunidad para contribuir a algo grande”. Los propios estudiantes describen a Ton como alguien capaz de cautivar a toda una clase con sus ponencias.

Esta metodología tan pionera no siempre es bien recibida y en algunos casos los componentes de esta clasificación han rondado el despido. Cuando Mikolai Jan Piskorski, comenzó a investigar acerca de redes sociales en 2000 en Stanford Graduate School of Business no paró de recibir críticas y comentarios ofensivos. Más de una década después esos estudios y su pasional forma de enseñar la materia han convertido al docente en una de las estrellas de Harvard.

Los profesores ‘españoles’

Sólo dos de estos profesores de nueva generación trabajan en España, donde quizás los métodos educativos son algo más tradicionales, pero no por ello menos efectivos. Además, ambos enseñan en la misma escuela: IE Business School. Se trata de David Bachy Monika Hamori. El primero es un todoterreno de la educación ejecutiva que abarca desde relaciones empresas-gobierno, la regulación de las TIC, la ética de los negocios o los efectos de la globalización y que, además, destaca por la forma en que gestiona la participación de los alumnos en clase.

Por su parte, Hamori está especializada en el desarrollo profesional de directivos españoles y europeos y es además directora de Desarrollo del Claustro en la escuela.

Al final, a la vista de los profesores seleccionados por Poets and Quants, parece que la forma más fácil de entrar en la lista es saliendo de la norma, bien a través de las experiencias previas o de una metodología cuanto menos poca ortodoxa. Sin embargo, si después consigue impactar en el alumno y que este realmente aprenda, será una buena inversión.

Fuente: Los 40 profesores de educación ejecutiva con más proyección (waytomba)

www.guiadeposgrados.com

Leave a Reply

PUBLICIDAD

Acceder - BlogNews Theme by Gabfire themes