Guia de Posgrados


¿Por qué las escuelas de negocios Latinoamericanas no están entre las mejores del mundo?


¿Por qué las escuelas de negocios Latinoamericanas no están entre las mejores del mundo?

¿Por qué las escuelas de negocios Latinoamericanas no están entre las mejores del mundo?

Fuente: Educamericas por Javiera Tramolao

En los últimos Rankings Globales de las Mejores Escuelas de Negocios realizados por América Economía, de las 60 instituciones que los componen ninguna es Latinoamericana. Esto ha llevado a que la publicación realice todos los años otro listado con las mejores escuelas de este lado del planeta, las cuales no alcanzan a integrar el ranking mundial; pese a que cuentan con una novedosa apuesta de enseñanza. ¿A qué se debe esto? A pesar de las numerosas ventajas de la oferta latina, existen diferencias y carencias que las alejan cada vez más de las escuelas globales.

Así lo revela Claudia Halabi, directora de la Escuela de Postgrado de la Universidad Diego Portales, cuyo MBA se encuentra en el número 18 del Ranking Latinoamericano realizado por América Economía. La directora dice que una de las principales deficiencias de los MBA latinoamericanos es que “no hay una visión global de los negocios, pues se trata de países pequeños que no miran hacia afuera para crecer”.

Según su punto de vista “respecto a los objetivos de aprendizaje y habilidades de dirección a desarrollar, no hay diferencias significativas entre los MBAs de los países desarrollados y los nuestros. De hecho, las empresas en países como Chile son de clase mundial”; en los países latinoamericanos el emprendimiento tiene una importancia especial, debido a que es indispensable la creación de nuevos negocios e innovación para crecer y desarrollarse; lo que resta importancia a la globalización de la que hoy son parte las empresas y escuelas globales.

Carencia de internacionalización
En el XI Latin American Researcher Consortium organizado en New Orleans, Estados Unidos, donde se discutió el rol que juega la internacionalización de las facultades de administración y su desarrollo, se llegó a la conclusión de que una escuela de negocios está a la vanguardia cuando se internacionaliza, para lo que debe cumplir con requisitos como:

  • Contar con académicos de distintas nacionalidades
  • Tener un alto porcentaje de alumnos extranjeros
  • Dictar programas en varios idiomas
  • Incluir en sus contenidos estudios internacionales
  • Contar con alianzas y convenios con otros países

A partir de esto existe una grave carencia en las escuelas latinas, lo que desemboca en que no logren ser parte de las mejores del mundo. Y es que la internacionalización es mínima bajo el prisma de que la mayoría no cumple con estos requisitos.

Se trataría de una cadena de sucesos en que la oferta no alcanzaría a satisfacer la demanda de empresas por contratar ejecutivos preparados que sean capaces de enfrentar una multinacional. Esto debido a la falta de académicos capacitados, a que no se dictan programas en varios idiomas y los planes de estudios contemplan temas más bien locales, por lo que la demanda de estudiantes internacionales es menor; pese a que el mercado de las alianzas con instituciones de otros países va en aumento.

Carlos Acérreca, decano de ITAM reveló a América Economía que “si no hay en las escuelas marcos conceptuales más profundos que le permitan al estudiante comprender la realidad internacional, no hay una mayor ventaja. Latinoamérica, que es un mercado que no está explicado en los libros internacionales, necesita una perspectiva internacional. La región ha estado muy cerrada y necesitamos comprender la dinámica global”.

Claudia Halabi coincide con esta idea; sin embargo, agrega como causa de la poca internacionalización la falta de recursos con que cuentan las escuelas latinoamericanas: “Comparativamente somos mucho más locales. Junto a lo anterior, los programas en América Latina son, en general, “ejecutivos”, y no se cuenta con el nivel de MBAs full time con que cuentan los países desarrollados. Como hay menores recursos, no se puede tarificar a los niveles que lo hacen las escuelas globales, por lo que los presupuestos deben ser más ajustados. Pese a ello, no se transa la calidad académica”, concluye.

Profesores de calidad
Uno de los siete latinos que conforman la Faculty&Research de Harvard Business School, el mexicano Aldo Mussacchio asegura que pese a que las escuelas latinoamericanas han empezado a valorar los cursos ejecutivos y la oferta ha crecido, existe una gran dificultad por conseguir buenos docentes e integrarlos.

Según su opinión no se ha logrado crear un modelo como el de Estados Unidos donde los profesores tienen tiempo para hacer clases y además realizar buenas investigaciones. A partir de esto, cuentan con poca información para realizar clases de calidad y hacer que las escuelas latinoamericanas alcancen un mejor nivel.

El avance de las escuelas latinas
Pese a las carencias que presentan las escuelas latinoamericanas, éstas han logrado grandes avances. Es un proceso de consolidación lento, lo que no quiere decir que esté mal. Se trata de una gestión propia, distinta a la de EE.UU y Europa.

Las escuelas de negocios latinas aún funcionan como antenas de repetición del conocimiento que se crea en Norteamérica. Esto se debe a culturas organizacionales completamente distintas, lo que crea las diferencias que alejan a los ejecutivos latinos de los de otras partes del mundo.

Para el profesor Alejandro Ruelas, de la Universidad Adolfo Ibáñez, Chile, el estilo latinoamericano de Management no solo se da en los niveles de la población menos globalizados y más anclados a las estructuras sociales tradicionales. Según su visión, los ejecutivos latinos tienen características que los diferencian inmensamente de los estadounidenses o europeos, debido a que tienen una gran capacidad de navegar en la incertidumbre y encontrar oportunidades en contextos adversos, existe una constante rebelión contra los paradigmas y las doctrinas y no existe un plan B, por lo que se va de frente sobre los objetivos.

A partir de esto, la identidad latinoamericana estaría marcada en su dimensión tanto de éxito como de fracaso, por lo que las escuelas de negocios pueden desarrollar distintas estrategias y formas de liderazgo en sus planes de estudio.

¿Recomendable estudiar en Latinoamérica? Claudia Halabi señala: “Obviamente que sí. Tenemos excelentes escuelas de negocios y nos preocupamos de mejorar continuamente e incorporar los últimos avances del área que vienen de las “ligas mayores” como son Harvard, The University of Chicago o Stanford University”.

www.guiadeposgrados.com

Leave a Reply

PUBLICIDAD

Acceder - BlogNews Theme by Gabfire themes