Guia de Posgrados


Cuatro formas de pagar un MBA


Cuatro formas de pagar un MBA

Cuatro formas de pagar un MBA

Si algo tiene en común la mayoría de programas MBA es que no son programas precisamente baratos. De hecho, su coste es uno de los mayores hándicaps para muchos candidatos. Desde aquí os ofrecemos cuatro fórmulas para financiarlo y ahorrar parte de la matrícula.

Cursar un MBA puede ser muy caro. Hay que hacer frente al coste de la matrícula, el material educativo y en muchos casos también el alojamiento y la manutención cuando se opta por estudiar en una de las escuelas más prestigiosas. En los programas a tiempo completo hay que añadir el hándicap de la falta de ingresos, ya que los horarios no permiten compatibilizar trabajo y estudios.

Los MBA menos asequibles pueden llegar a costar más de 100.000 dólares, un dinero que no todo el mundo puede permitirse afrontar. Tanto es así que la mayoría de alumnos suele necesitar algún tipo de financiación. Existen distintas formas de lograr este capital, aunque aquí os dejamos cuatro de las más económicas:

Becas de las escuelas de negocios

Se trata de una de las mejores opciones principalmente porque después no habrá que devolver el dinero. Pero esto no quiere decir que se trata de financiación gratuita, ya que para acceder a una de estas becas habrá que cumplir una serie de requisitos en la mayoría de casos muy estrictos, además de afrontar una dura competencia. A esto hay que añadir los trabajos que pueda haber que realizar.

La mayoría de escuelas de negocio dispone de sus propios programas de becas que se dividen entre las generales, abiertas a todo el mundo y que habitualmente se entregan en función de los méritos académicos, y las específicamente destinadas a un tipo de alumno. Estas pueden estar reservadas para mujeres, candidatos de una determinada nacionalidad o personas con necesidades económicas. Antes de presentar la candidatura a una beca es necesario leer detenidamente sus bases para asegurarnos de que tenemos posibilidades reales de ganarla y sobre todo de optar a ella.

Un último apunte sobre las becas que otorgan las escuelas de negocio. No es necesario pagar para optar a ellas.

Subvenciones de las escuelas de negocios

Son tan deseables como las becas, ya que tampoco hace falta devolver el dinero, siempre que la educación llegue a buen término, es decir, que se completen los estudios. Existen dos tipos básicos de subvenciones, las que entregan las propias escuelas de negocios y las gubernamentales y autonómicas.

En España la página del Ministerio de Educación publica las subvenciones para cursar estudios de postgrado, si bien la mayoría están reservadas para programas oficiales. A estas hay que sumar las que puedan convocar las diferentes administraciones autonómicas.

En Estados Unidos existe la FSA o Federal Student Aid que habitualmente se entregan en función de las necesidades financieras, si bien existen unas pocas reservadas para quienes reúnen más méritos académicos.

Préstamos para estudiantes

Más habituales en Estados Unidos, todavía están por desarrollarse al mismo nivel en España. Sin embargo, la mayoría de entidades financieras dispone de programas de préstamos para estudios. Aquí se puede consultar un listado de los mejores del mercado.

A la hora de elegir un préstamo deberemos fijarnos preferentemente en dos apartados. El primero es el tipo de interés al que deberemos devolver el dinero. Como es lógico, cuanto más bajo, mejor. El otro elemento a tener en cuenta es la posibilidad de diferir el pago al momento en que se terminen los estudios, algo que no todas las alternativas contemplan, o en su defecto la posibilidad de establecer un periodo de carencia amplio, entendido este como un intervalo de tiempo en el que sólo hay que hacer frente al pago de intereses y no a la amortización de capital.

Patrocinio empresarial

En las multinacionales es una práctica relativamente habitual el pago de parte o la totalidad de la matrícula a los empleados desean cursar un MBA. Evidentemente, se trata de una opción reservada para los perfiles con más talento y más posibilidades de ascenso. Además, tampoco suele salir gratis y en la mayoría de los casos implica un compromiso de permanencia en la empresa que generalmente suele ser de cinco años como mínimo. En los casos extremos la empresa puede exigir superar el curso con una calificación determinada.

Lo que debemos tener en cuenta es que este patrocinio de la matrícula se limita a los MBA a tiempo parcial, ya que son muy pocas, por no decir ninguna, las empresas dispuestas a ‘perder’ a un empleado durante un año completo para que pueda formarse cuando existe la opción de pueda compaginar trabajo y estudios.

Fuente: Cuatro formas de pagar un MBA (MasterMás)

www.guiadeposgrados.com

Leave a Reply

PUBLICIDAD

Acceder - BlogNews Theme by Gabfire themes